Si la demanda social desaparece como criterio para la programación de puestos escolares, la libertad de enseñanza y con ello, la concertada, desaparecerá

La Ley Celaá es negativa a muchos niveles, pero resulta importante dar a conocer el principal de los motivos que han llevado a la concertada a esta movilización masiva. -Ya se han recogido más de 1.300.000 firmas-. 

No se trata de que se pretenda postergar la enseñanza de la religión -que también-, ni de que esté en riesgo la posibilidad de estudiar en castellano -que, por supuesto, es preocupante- o de que los centros de educación especial estén en peligro, es que la concertada en sí misma tiene riesgo real de desaparecer.  No tiene nada que ver con la educación diferenciada, sino con el derecho a elegir.

La LOMLOE pretende eliminar la demanda social como elemento a tener en cuenta en la programación de puestos escolares. Es decir, que la Administración ni siquiera debe valorar la elección de las familias, de todos nosotros, los ciudadanos, para establecer las vacantes.

La eliminación de la demanda social puede suponer el cierre de unidades concertadas con demanda en beneficio de públicas vacías. Se trata de que la libertad de enseñanza, recogida en el artículo 27 de la Constitución, está en juego.

Luis Centeno, responsable del Área Jurídica en FEC, y secretario general adjunto de Escuelas Católicas lo explica muy bien en el siguiente vídeo. 

Podéis leer y firmar el Manifiesto de la campaña desde aquí www.masplurales.es (Pueden hacerlo todos los mayores de 14 años)

Más Plurales