Damos la bienvenida a todos, a este nuevo curso escolar 2019-2020. Y lo hacemos, con el mensaje que manda Teresa Romo a toda la Comunidad Educativa. ¡Feliz curso!

A toda la Comunidad Educativa:

Queridos todos, ¡bienvenidos! al curso 2019-2020 

Después de un tiempo agradecido de vivir más reposadamente y compartiendo en otro ritmo con nosotros mismos, con Dios, familia y amigos volvemos a reencontrarnos con nuestro colegio y nuestra comunidad educativa. 

El Comité de Dirección de FEC, queremos daros la bienvenida en primer lugar a los  educadores, que sois el motor de los colegios y, por supuesto, a los alumnos y sus familias, nuestra razón de ser. Este año, además, damos la bienvenida a un nuevo colegio FEC – Nuestra Señora de la Piedad, en Nájera (La Rioja)- y a una nueva configuración del Patronato de la Fundación que aprovechamos la ocasión para presentaros. Desde el pasado junio, D. Rafael Benjumea Cabeza de Vaca es nuestro Presidente y D. José María Alvira Duplá, religioso Marianista, es el Vicepresidente. Sus nombramientos nos han dado un renovado impulso y queremos agradecerles a ellos y a todos nuestros Patronos su implicación con nuestra misión educativa.

El curso pasado por estas fechas os animábamos a trabajar lo positivo, aquello que merece agradecerse, mirar el lado bueno de las cosas, descubrir la belleza que nos aportan los días… Pues bien, este curso escolar os proponemos trabajar la confianza. Es el valor elegido para desarrollar a lo largo del curso 2019-20 en los 22 colegios FEC. Bajo el lema “¡Cuento contigo! ¡Cuenta conmigo!” desearíamos que toda la comunidad educativa pueda llevarse un aprendizaje valioso, y es que la confianza es cosa, al menos, de dos. 

La confianza es un valor imprescindible presente en nuestra vida de manera innata y también de manera adquirida, que provoca en nosotros seguridad, verdadera alegría y esperanza, pero como todo lo bueno, requiere un esfuerzo que hay que estar dispuesto a hacer. La confianza se experimenta y nos permite relacionarnos con Dios, con nosotros mismos y con los demás. Por el contrario, la falta de confianza no nos deja crecer ni establecer relaciones sanas. 

Durante todo este curso trabajaremos en torno a este valor tan necesario con el objetivo de hacer de nuestros centros educativos espacios en los que se desarrolle y se fortalezca la confianza, en los que haya un clima participativo, alegre, seguro, esperanzado y lleno de vida en el que todos podamos crecer porque creemos y creen en nosotros. Seamos constructores de un mundo que necesita hombres y mujeres que practiquen la confianza sin condiciones desde el convencimiento de que Dios confía en nosotros y nos dice: ¡Cuento contigo!

Y ese ¡Cuenta conmigo! es nuestra respuesta, la que nos gustaría que todos nosotros diésemos a la primera invitación: si tú (Dios, amigo, compañero, papá, mamá, educador, abuelo...) cuentas conmigo, a mí me gustaría que contaras conmigo para todo aquello que necesites. Fiémonos mutuamente unos de los otros. Confiemos en los demás. Seamos constructores de un mundo que necesita hombres y mujeres que practiquen la confianza sin condiciones.

Con mis mejores deseos para este curso y deseando que el valor elegido os resulte inspirador, os mando un cordial saludo. 

Teresa Romo.

Secretaria Ejecutiva.

Categorías: