Después de un curso intenso, en el que hemos llevado adelante numerosos proyectos e iniciativas (innovación, pastoral, formación, encuentros, retiros, interioridad, solidaridad, buenas prácticas…), llegamos al tiempo de las vacaciones. Tiempo de siembra. Tiempo para desconectar un poco de todo y conectarnos con nosotros mismos. Tiempo para mirar agradecidos hacia atrás y para sentirnos bien con lo logrado y ambiciosos con todo lo que vemos en el horizonte compartido que tenemos como Institución. Nos preparamos para el curso 2016-2017, curso en el que, Dios mediante, celebraremos el 25 aniversario de la Fundación Educación Católica. Sin duda será un curso para hacer memoria agradecida y para celebrar que “el Señor ha estado grande con nosotros y estamos alegres”. Para celebrar que #somosfec. Hasta entonces os deseamos a todos unas felices y merecidas vacaciones. Gracias a todos por vuestro trabajo, vuestra confianza y vuestros sueños compartidos. Que el Señor os bendiga y acompañe.