P. Aureliano Laguna, descanse en Paz.

Recibimos con tristeza la noticia del fallecimiento en León del P. Aureliano Laguna Vegas, Salesiano, impulsor y primer Presidente de la Fundación Educación Católica.

El Padre Aureliano Laguna nació en Itero del Castillo (Burgos) y profesó en la Congregación salesiana en 1945. Fue ordenado sacerdote en Madrid, en 1954, ejerció de profesor y Director en numerosos Colegios Salesianos y también en la Universidad Laboral de Zamora; Fue Ecónomo Provincial de la Inspectoría Salesiana de León y Provincial de esta misma Inspectoría. Igualmente fue Director de la Central Catequística Salesiana de Madrid, y provincial de la Inspectoría Salesiana de Madrid. Asistente eclesiástico nacional del Instituto Secular de las Voluntarias de Don Bosco (V.D.B.) y Presidente de FERE desde 1986 hasta 1989.

Durante su época como Presidente de FERE trabajó estrechamente con el P. Santiago Martín Jiménez (en aquellos años Secretario General) en defensa de la libertad de enseñanza, en la difícil negociación seguida con el MEC en el desarrollo de la LODE y del Reglamento de Normas Básicas de los Conciertos Educativos. En 1992, en el momento de constitución de FEC, el P. Aureliano aceptó la designación como primer Presidente del Patronato, cargo que ocupó hasta el año 1996, en el que cedió el testigo a D. Martín González del Valle y Herrero, mientras él continuaba como Vicepresidente.

Religioso con enorme capacidad de trabajo y de organización, fue clave en la constitución y primeros pasos de la FEC. Su conocimiento del mundo educativo y su buen hacer, en compañía del P. Santiago Martín Jiménez, se ganaron en poco tiempo la confianza de los Institutos religiosos que se interesaron rápidamente por la nueva fundación. Mientras ocupó la Presidencia de FEC (1992-1996), seis Centros se incorporaron a la fundación y otros muchos quedaron en estudio, sentando las bases de un estilo de trabajo basado en el servicio a las Instituciones y en el mantenimiento de las obras educativas católicas, como plataformas de evangelización.

Queremos rendir desde estas líneas un modesto homenaje al P. Aureliano Laguna, que asumió el importante reto de la Presidencia de FEC cuando ésta comenzaba a dar sus primeros pasos y la dejó en buenas manos años después, como una realidad consolidada y valorada, referente para muchas entidades.