"Os he dado ejemplo para que lo que yo he hecho con vosotros, vosotros también lo hagáis" (Jn 13,1-15)

Señor Jesús, ya ves: 

este año ni vamos a poder celebrar 

este Jueves Santo como nos gustaría, 

pero con esta sencilla celebración familiar 

hemos querido hacer memoria 

de lo que nos has pedido que celebremos 

tus amigos hasta que tú vuelvas.

Señor Jesús,  

haznos a todos nosotros

pan para los demás: 

un pan fresco, que se parta con facilidad, 

que no tenga miedo a desmigarse, 

a llegar a cuantos más mejor, 

que dé de comer a todos,

que sea como tú, 

motivo de fiesta, de celebración,  

de compartir 

hasta que no nos quede más…

Señor Jesús, 

haznos a todos nosotros 

vino para los demás: 

vino que alegra, 

que acompaña nuestras fiestas, 

que es la excusa perfecta 

para brindar por lo que somos, 

por los que estamos, 

por los que ya se fueron, 

por los que tenemos ganas de vivir 

y de compartir hasta el final 

lo que tenemos 

y lo que creemos.

Señor Jesús, a tu ejemplo, 

haznos pan y vino, 

haznos servidores de muchos, 

que nos arrodillemos por puro amor 

ante quien necesita

una palabra de cariño, 

un simple gesto de entrega 

y que en todo ello seamos tiernos 

y tu ternura acompañe cada momento de nuestra vida 

y de nuestra entrega 

hecha siempre en su nombre 

y desde esa alegría que jamás nada ni nadie nos podrá quitar.

Señor Jesús,

que suerte la nuestra haberte conocido 

y ser amigos y seguidores tuyos. 

Gracias, una vez más, por ser eucaristía para nosotros y en ti, 

eucaristía para tantos. 

¡Ojalá sientas lo felices que somos 

y nos haces!

Así te lo decimos y así sea. Amén

Óscar Alonso Peno

Responsable Área Pastoral FEC